No esperes piedad

sábado, 12 de abril de 2008

Pase un buen rato... entre engañabobos

Saludines, escoria. He estado algo atareada últimamente cometiendo maldades por el mundo, y casi me olvido de todos vosotros y de lo subnormales que sois. Pero he vuelto. Que el Monstruo Volador de Espagueti os proteja.

Me resulta fascinante, y además muy peligrosa, la capacidad que algunos tontiguais tienen para mezclar churras con merinas y confundir el culo con las témporas. Entra una a ciertos blogs, quizá con la intención de pasar Un Buen Rato Entre Amigos (así se llama el blog que hoy despellejaré), y se puede encontrar tanto entretenidas historias sobre curiosidades científicas como las más aberrantes supercherías, todo bien mezcladito para aumentar así la confusión del lector bienintencionado. Afortunadamente para mí (desgraciadamente para el resto de la humanidad) tengo bien poco de bienintencionada, por eso voy a señalarle algunas de sus mamarrachadas al señor Rafael Eslava, que así se llama nuestra estrella invitada de hoy.

Empecemos por una entrada en la que este blogotonto nos presenta desde la más pueril falta de sentido crítico un documental titulado "Los secretos ocultos del agua". Aquí, partiendo de las ciertamente peculiares propiedades físicas del agua y con una exposición científica al principio, se nos pretende convencer más adelante de chorradas como el "agua revitalizada", "agua magnetizada", y por supuesto no podía faltar la tremenda engañifa de la "memoria del agua", esa gran majadería que se le ocurrió al inefable ganador de dos premios Ig Nobel, un tal Benveniste, para sacar a la homeopatía del atolladero donde Avogadro la había metido con su famoso número. (No deberían perderse, especialmente los crédulos defensores de la homeopatía, este excelente artículo en Un Barco Más Grande).

El gaznápiro de Rafi Eslava nos sorprende también con esta otra idiotez, aunque relacionada estrechamente con la anterior, donde ahora da pábulo a la tontería de un tal Masaru Emoto (por el nombre parece de Chiclana de la Frontera, pero es japonés), según la cual el agua (de nuevo la pobre y necesaria agua sufriendo insultos; memoria no tendrá, pero paciencia no le falta a la criatura) reacciona a nuestros estados anímicos, toma ya. Más o menos viene a decir Emoto que si insultamos a un vaso lleno de agua, ésta se pone triste (pueden reírse), y el amigo Rafael Eslava se lo cree (pueden seguir riéndose).

Hasta aquí podríamos pensar, siendo generosos, que el pobre señor Eslava es sólo un patán descerebrado que sigue creyendo en el ratoncito Pérez, en los Reyes Magos y en la palabra de los políticos. Infeliz de él. Alma de cántaro. Angelico mío.

Pero no.

Resulta que este tipo no es un simple gañán que se deja manipular por cualquier timador, sino que además él mismo ocupa el papel de timador, como demuestra lo que él mismo nos cuenta:

La cosa empieza el 30 de Septiembre del 2007, cuando un tal maestro Sifu Yap Soon-Yeong (otro de Chiclana) nombra a nuestro amigo Rafaelito instructor oficial de... (esperen, que me estoy tronchando de risa)... algo llamado Chikung CFQ. Toma ya. Ni más ni menos que instructor oficial de Chikung CFQ. Y me pensaba yo, ingenua de mí, que Fali Eslava era un mindundi...

Más adelante nos dice el engañab... perdón, el Instructor Oficial (así, con mayúsculas reverenciales, que me está imponiendo respeto el mindun..., perdón, el I.O.), que ya empieza a impartir clases de eso llamado nosequé CFQ en Sevilla.

¿Qué tal si intentamos averiguar de qué va esto del CFQ? ¿Les parece bien? ¿No? Pues jódanse, porque es lo que ahora viene:

En el perfil de Rafael Eslava, Instructor Oficial de Chikung CFQ (jajaja, qué risa me da cada vez que lo escribo), vemos que colabora en otras webs relacionadas con la esotérica cosa esa llamada CFQ. Quedémonos con la que me parece más representativa, una que se llama CFQ España. En ella se nos dice (y cito textualmente):

"Algunos de los problemas que mejoran o curan totalmente con la práctica de CFQ son:
contracturas de cuello y hombros, dolores crónicos de espalda, rodillas y tobillos; ciátia; fatiga e insomnio; gripe; infecciones urinarias; problemas de útero y ovarios; problemas de próstata y relacionados con la edad; depresión; ansiedad; ataques de ira y migrañas; hipertensión; presión sanguínea baja; cáncer; obesidad; problemas gastrointestinales; diabetes; problemas respiratorios; problemas alérgicos; desórdenes postraumáticos; se aceleraron las recuperaciones post-quirúrgicas; etc, etc"


Vemos que muchas de esas dolencias son de las que remiten espontáneamente, lo que garantiza a estos "sanadores" (léase estafadores) un tanto por ciento muy alto de "éxitos". Pero también nos encontramos la tremebunda afirmación de que pueden mejorar o curar totalmente el cáncer. ¿Saben una cosa?, de repente se me han quitado las ganas de reírme de este hijo de puta. Ahora sólo quiero escupir sobre él.

¿Cómo dicen estos canallas desvergonzados que van a mejorar o curar totalmente el cáncer? Pues, según estos viles gusanos, el cáncer se cura o se mejora así (y vuelvo a citar textualmente):

"A través de su práctica [del Chikung CFQ (Chaoyi Fanhuan Qigong)] se consigue que la energía (CHI) fluya suavemente, lo que conlleva a liberar las tensiones y bloqueos energéticos que se encuentran atrapados o escodidos en nuestro cuerpo, mente y espíritu.
De esta forma, esta energía bloqueada ó estancada se moviliza y se libera de nuestro cuespo físico hacia el Cosmos.
El CFQ relaja las tensiones del cuerpo, detiene la ansiedad de la mente y sosiega el corazón. Se inicia un proceso de sanación que elimina las causas fundamentales de las enfermedades mentales, emocionales y físicas, proporcionando una cura verdadera para todas las enfermedades potenciales".


Resumiendo: El cáncer, y cualquier otra enfermedad o trastorno, se cura con buen rollito. La madre que los parió, no se les cae la cara de vergüenza. MMDD*.

Como parece que el padre de estos curanderos del CFQ es el tal Yap Soon-Yeong, les dejo una fotito, para que puedan lanzarle huevos podridos cuando se lo encuentren por la calle (otra cosa no hagan, que aunque él se lo merece yo aborrezco la violencia):

"Maestro" Yap Soon-Yeong

Ahí queda eso.

* Misma mierda, diferente día. (Leído alguna vez al otro maestro Stephen King).

lunes, 7 de abril de 2008