No esperes piedad

lunes, 3 de marzo de 2008

Jelou! Ayam a blogger, and mai neim is Mr. Pedante


Muy buenas, panda de impresentables. ¿Me habéis echado de menos? Tranquis, que ya estoy aquí, y hoy toca hablar de blogochulitos bilingües.

Servidora es algo maniática, nunca lo he negado. Una de mis manías, por ejemplo, es que no soporto que me introduzcan un taladro por la oreja, y ya puesta a hacerles confesiones a ustedes como si hubiéramos comido en el mismo plato, les contaré también que me sienta francamente mal que me saquen un ojo con sacacorchos y luego me echen sal en la cuenca ocular vacía. Es algo que desde bien chiquita me fastidiaba sobremanera. No sé si a ustedes también les resultarán molestas esas situaciones, lo que sí sé es que me importa un carajo.

Otra de las circunstancias que me jode bastante es que me hablen en lenguas desconocidas para mí, lo cual sucede a menudo habida cuenta de que sólo hablo castellano, sánscrito (y me refiero al sánscrito académico e inflexible; el otro, el de la calle, se me atraviesa cuando la pronunciación es imperfecta y se usan modismos barriobajeros), y un poco de arameo. Pero nada, que no hay manera, que la peña no quiere enterarse.

Está una tan feliz, navegando por el proceloso mar de la blogosfera, riéndose de la tontuna del personal, y de repente, ¡zas!, un texto en inglés te salta a la cara (siempre es esa maldita lengua, el inglés). Y claro, lo primero que pienso es que me he equivocado de blog. Pero no, no es eso. Lo que pasa es que hay mucho maleducado que, a pesar de escribir un blog en español, tiene la necesidad de mostrar al mundo su don de lenguas, como si a los demás nos importara un pito. Es como si en una conversación entre dos alemanes uno de ellos empezara a hablar en italiano para que el otro se admire de la cultura de su interlocutor, aunque no entienda absolutamente nada de lo que le dicen. Una farfolla, en fin.

Yo puedo comprender que a la hora de referir citas en lengua foránea se use el idioma original, pero no acepto -salvo en caso de latinajos comunes que cualquiera con un mínimo de cultura debe conocer- que la cita no vaya acompañada de la debida traducción. ¿Qué pretendéis demostrar al soltar una parrafada en guiri? ¿Que sabéis inglés? Pues vaya cosa. Yo sé dar volteretas y no tengo la necesidad de ir luciéndome por ahí, aunque podría arrancar prolongados aplausos y hasta sacarme unos eurillos con espectáculos callejeros.

Esa fea costumbre que algunos tienen de colar textos en inglés es, en el mejor de los casos, una supina ingenuidad por considerar que todo cristo domina ese idioma, pero yo sospecho que hay algo más: pedantería, amén de una insoportable falta de respeto al lector. Esto último, lo de la falta de respeto, me duele en el alma, en mi turbia y pecadora alma, porque he de admitir que quisiera tener en exclusiva la irrespetuosidad hacia los lectores.

Y ya termino dejando este enlace a un ejemplo de pedantería... pero también les dejo una buena razón para perdonar al engreído.

Ahí queda eso.

(Esta entrada iba a ser publicada en sánscrito, por tocar las pelotas más que nada, pero el editor de texto no me deja usar esos caracteres).

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, vaya... Desaparezco por tres dias y a mi vuelta hay mas comentarios en este breve lapso de tiempo que en todo lo que llevais de mes. Que tan mal lo llevais como para tener que contestaros vosotros para simular visitas?
Me parto y me troncho ante el descaro con el cual lo realizais: los comentarios dejan nombres, apellidos y localidad: "me encanta vuestro blog, Paco Jones de Soria" justamente queriendo darle realismo, la cagais ante lo esforzado y artificioso del intento.
Muy mal, no engañeis a vuestro publico, que aunque sea escaso e inexistente, nos merecemos un respeto.

Anónimo dijo...

¿Y no será que lo que más le repatea es no entender nada de lo escrito en otras lenguas? Aventúrese, oiga! no se limite a escribir lo que el editor de textos le permita... seguro que puede corregir sus faltas usted solito, ¿o no?
A mi me gustan sus entradas, suele tener razón, incluso ha conseguido arrancarme alguna sonrisa, pero tanto insulto gratuito... nah! Apuesto a que puede hacerlo mejor sin tanto ataque directo. Aun recuerdo a un tal borjamari, que hacía lo mismo que hace usted... claro que más elegante, pues como le he dicho, con tanto insulto y palabras malsonantes, solo consigue ponerse al nivel de los patanes que nos descubre. A mi parecer, falla ud. en ese aspecto.
Mis respetos bloggesféricos. Una lectora.

María Suripanta dijo...

Al primer anónimo: Usted es un payaso miserable, y lo sabe.

Al segundo anónimo:

[Aventúrese, oiga! no se limite a escribir lo que el editor de textos le permita... seguro que puede corregir sus faltas usted solito, ¿o no?]

Uso editor de textos, no corrector de textos. Los correctores me parecen tan imperfectos e inflexibles que me olvido de ellos, aunque reconozco que para muchas personas deberían ser una herramienta imprescindible.

[A mi me gustan sus entradas, suele tener razón, incluso ha conseguido arrancarme alguna sonrisa, pero tanto insulto gratuito... nah!]

Me alegra saber que sonríe, de verdad se lo digo. Los insultos son necesarios, porque de no usarlos no obtendría el placer perverso que todo esto me proporciona. Tenga usted en cuenta que en mi vida pública al margen de Internet soy una señorita educadísima, modosa y algo reprimida (tampoco demasiado reprimida), así que esto me relaja, y mucho.

[Aun recuerdo a un tal borjamari, que hacía lo mismo que hace usted... claro que más elegante]

Ya tuvo que salir el famoso Borjamari. No leo ese blog, ni pretendo emular a nadie, y tampoco creo que seamos comparables en modo alguno. Borjamari es Borjamari, y la Suri es la Suri (esta perogrullada ganó el segundo premio del Tercer Certamen de Perogrulladas de Caracas, Venezuela, celebrado en 2007).

[con tanto insulto y palabras malsonantes, solo consigue ponerse al nivel de los patanes que nos descubre]

Qué va, no exagere usted, que no será para tanto.

Anónimo dijo...

Suripantesa, querida, como te pones. A cada comentario que te digo, te enfadas mas y mas conmigo! Lamete la patita pero encerrada en casa, que asi a vista de los demas diran que has perdido el poco sentido del humor que te quedaba.

Anónimo dijo...

Ah, cielo, si. Soy Anonimo 1, tu peor pesadilla blogera.

Rubén dijo...

Uhh, si, anonimo 1, yo estaria cagadisimo, ¡¡wauah!!, ¡deja de postear en este blog María que va a ser tu peor pesadilla!

Anónimo dijo...

Vaya, otro acolito comecoños. Mucho muerto de hambre para tan poco pastel...

MALINA dijo...

jajaja anónimo1, eres lo mejor del blog.
No te fijaste que la Suri siempre empieza sus risas y otras frases con la w?

Anónimo dijo...

Me cambio el nick anónimo (tengo verguenza de aparecer en portada de los últimos comentarios) pero sigo siendo Malina.

Tu fiel seguidora y sufridora (intento ganar algo de cielo con ello)

Anónimo dijo...

Es una pena que no seas capaz de entender el inglés, María. Pero te pido que no muestres un resentimiento tan profundo con la gente que sí lo entiende. Suerte con el arameo y el sanscrito pero espero que no salgas del mundo hispanohablante. Ya te imagino perdida y sin saber preguntar el camino de vuelta.

María Suripanta dijo...

Cierto, anónimo, es una pena que no entienda el inglés. Y no, no guardo ningún resentimiento a la gente que sí lo entiende. De hecho me parece admirable que se dominen más lenguas además de la materna.

No te preocupes porque me pueda perder en un lugar cuya lengua me sea desconocida. A las chicas como yo no nos faltan caballeros encantados de ayudarnos, aunque no nos entiendan.