No esperes piedad

martes, 25 de marzo de 2008

Intimidación

Conozco a María Suripanta desde hace un tiempo. Podría decirse que hemos compartido escuela. Sé que para ella los charlatanes pseudocientíficos resultan muy antipáticos. Sus motivos son nobles, lo que hace que no todos estén dispuestos a escucharla y compartirlos. No quiero engañar a los lectores: a mí tampoco me resultan simpáticos. No puedo bajar la guardia en cada aspecto de mi vida, pues tratan de emponzoñar el juicio de quienes de una u otra forma me rodean con sus criterios carentes de toda lógica.

Si lo que dicen no tiene lógica, o está tan claro que es falso, o una bobada, entonces, ¿cómo engañan a la gente? ¿No se darían cuenta?

Por desgracia, aquí tengo que dar la razón a mis compañeros de blog. Los humanos somos estúpidos. Todos. Estamos preparados para rechazar a alguien que nos dice la verdad de forma ruda, como estamos preparados para tragarnos sin masticar las caquitas con lacitos de color rosa que aquellos que quieren tomarnos el pelo nos entregan con pulcritud y (falso) amor espiritual en su lenguaje.

En otras palabras, más inteligibles, y también más groseras (lo sé, no es propio en mí): que si nos dan una mierda con olor a colonia y un lacito, nos la quedamos porque no será tan mala cuando huele bien y, después de todo, con ese lacito nadie diría que es una mierda.

El problema está en que el perfume se acaba, y entonces la mierda resurge en todo su esplendor: marrón, blandita y con un olor desagradable. En el caso de que una se dé cuenta de la tomadura de pelo, ¿quién va a "perder" su orgullo reconociendo que le han engañado?

Si reconocemos que nos han engañado, seguro que se ríen de nosotros. No es agradable, estoy de acuerdo, pero... ¿tan malo es que durante unos días nos señalen como a una "prima" que ha picado en un timo básico? Hay que tener un poco más de autoestima, lectores. Dependiendo continuamente de lo que los demás puedan pensar de nosotros es como cavamos nuestra propia tumba en cuanto a independencia de pensamiento y libertad de acción y de equivocarse.

Equivocarse no es tan malo como lo pintan por todas partes, pese a que quienes más te señalan con el dedo también son los que más "pogüerpoints" te envían con proverbios chinos sobre equivocaciones, rectificaciones y sabios. Incoherencias del ser humano. Nadie dice que equivocarse sea divertido, pero es que tampoco nadie nos firmó que venir a este mundo iría parejo a una póliza de perfección absoluta. Somos humanos, y como tales, nos equivocamos. Si conocemos a alguien que nunca ha cometido un error, son pocas las posibilidades: lo ha cometido pero se lo ha callado, miente, o nunca ha intentado hacer algo (y por eso no puede equivocarse).

Yo sí me he equivocado en muchas cosas en mi vida. Desde asuntos personales en los que no voy a entrar (hablar de mí es aburrido y no quiero aburriros), a pensar que "bit" era una forma extravagante de decir "bip", o creer que el naturismo era ir desnuda por la playa. ¿Qué se puede esperar de alguien que hasta entrados los treinta no pudo plantearse el acceso a una formación? Pues mis numerosas simplezas. Llegué a pensar que "a alguien", "al mundo", le interesaba que yo fuera una completa iletrada: cuanto más tonta, más manejable. Al pensar eso fue cuando de verdad me sentí muy estúpida, e hice algo que también suele ir en contra de nuestro también estúpido orgullo humano: pedir ayuda para salir de mi situación.

¡Qué débil y "equivocadiza" soy! Adelante, ya podéis burlaros de mí por ser imperfecta.

No espero que los comentaristas anónimos de este blog hagan algo similar en cuanto a confesiones, visto el nivel de (cero) educación al que han llegado. Ni siquiera Malina es educada, pese a su ropaje virtual de Robin Hood de los indefensos que quieren ser indefensos. Malina es de avanzada edad y se le suponía un conocimiento en esta vida, pero ha demostrado tener menos gracia hablando que una quinceañera buscaproblemas cualquiera. Acabó huyendo ante mis cuestiones y no, nunca le he insultado, como puede comprobarse en mis textos, así que definitivamente, las formas no son el problema.

Toda esta introducción viene un poco al hilo de lo que realmente quería decir.

En este blog, en apenas dos meses de vida, se ha visto cómo se las gastan los charlatanes. Da igual la forma de expresarse. Si les llamas "miserables" de forma directa, aprovecharán tus palabras para cubrirte de insultos, intentando llegar "al sentimiento" del lector ocasional. Se me ocurren muchas frases típicas:

- Me insultas porque tienes miedo de descubrir La Verdad (esa "verdad" de mayúscula genuflexa a quienes todos debemos rendir pleitesía y la mayor de las reverencias).
- Me insultas porque estás a sueldo de alguna multinacional que busca ridiculizar a gente completamente desinteresada como yo, que únicamente quiere poner su don al Servicio de la Humanidad (de nuevo esas mayúsculas reverenciales).
- Tu lenguaje demuestra que no sabes argumentar, sólo insultar (obviando el hecho de que te pueden estar insultando al tiempo que te argumentan por qué eres un gusano malnacido que depreda a sus víctimas aprovechándote de su ignorancia).

Hay más, muchas más, pero me aburro recopilándolas. Quizá otro día.

Alguien ingenuo podría pensar que el error consiste en decirles a las claras "miserables". Alguien ingenuo pensaría que si te limitas a describir por qué lo que "venden" no tiene base científica alguna, entonces no se comportarían como en el caso anterior, sino que se abrirían al diálogo, porque no encontrarían ataques.

Quien piense eso es, efectivamente, un ingenuo. No hay intención de ofensa: se es ingenuo cuando no se tiene la experiencia suficiente y el serlo no quiere decir nada malo. No nos engañemos: al charlatán no le mueve el interés sincero por el conocimiento, por aprender, por ser útil. El charlatán tiene su corazón en la billetera, y todo aquello que pueda provocar que deje de ingresar "cash", le dará tal ardor de estómago que no solo se acordará de nuestras mamás, sino que hará cuanto esté en su mano para difamarnos. La calumnia y las amenazas son su manera más socorrida de llevar esto adelante.

Aquí, en estos apenas dos meses de vida que he señalado, ya se ha visto a la perfección cómo actúan los charlatanes cuando uno le "mete el dedo en el ojo" señalando que lo que vende no funciona:

- Insultos
- Apelación al hecho de tener un honor y una familia (si tanto te estimas a tu familia, no cometas actos malvados que puedan avergonzarles)
- Falsas amenazas
- Falsas denuncias
- Envío de acólitos ciegos para molestar (con múltiples insultos) y no dejar en paz al que señaló "el timo".

En ninguno de estos pasos se aprecia algo parecido a "se argumentó en contra con éxito y se demostró la eficacia de [rellenar aquí con su pseudoterapia favorita]".

Voy a intentar demostrar esto que digo con hechos. ¿Cómo? Dadme un poco de tiempo. Este tipo de cosas requieren de su preparación.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Primer lugar María Suripanta o sea TU eres un tio, un tio cobarde, sin huevos que detrás de un ordenador calumnias a gente que tiene más méritos y estudios que tú. Vives mal, eres miserable y resentido con la sociedad. Yo sé que la vida en España es dura pero eso no te da derechos a calumniar gente y a amenazar. Te has ganado muchos enemigos, muchos de los cuales te tienen localizado y saben quien eres de verdad, el marica que se escuda en el apodo de mujer en la red para denigrar de los demás.

No tienes nada bueno que hacer? no tienes vida social? si tuvieras dinero no te la pasarías atacando a diestra y siniestra a gente que pueden mandarte a joder y tú entiendes a que me refiero. Si yo en lo personal me topo contigo en la calle te dejo mínimo sin dientes, te destrozo esa cara de simio y te dejo secuelas de por vida. Mejor que vayas ya a la comisaria a denunciar para que te metan preso como debes estar porque más te vale estar entre rejas que todo rajado, una sonrisa de payaso no te vendría mal maricón delincuente, terrorista de mierda.

Sabes que tras este blog se oculta un miembro asqueroso del terrorismo que solo planea destrozar vidas en España y se ha ofrecido a esto por rabia y ganas de suicidarse.

Tú vas a aparecer con la boca llena de moscas un día y ese día está cerca. Cuidate, bobo...chau!!!

Marta dijo...

Debo ser mejor de lo que pensaba, porque lo cierto es que aún no había movido mi primera ficha, y cómo se han puesto algunos.

(No le voy a quitar la ilusión de que piense que soy quien no soy)

Zurzulludo dijo...

¡Cáspita y repámpanos, MartaPasos! Hay que ver cómo se revuelven estos chiquilicuatres en cuanto les destapas el chiringuito. En cuanto amenazas con evitar que se lucren a costa de engatusar a sus pacientes con falsas curas, comienzan las amenazas, las fanfarronerías propias de un chulapa, las acusaciones falsas, las (homo)fobias y las mentiras. Ve empezando, yo voy por palomitas.

Anónimo dijo...

colega como aburres, deja a Maria que siga ella sola con este sitio porque tus tochos son duros de digerir y tienes la gracia en el agujero del culo porque no se te ve por ningun lado.
aburrida y ahora ademas hablando de tu patetica vida, demasiado para mi, deja a maria y tu vete a aburrir a otra parte

Marta dijo...

Anónimo, aunque comprendieras lo que lees, que no es el caso, no serás tú el que modifique la voluntad de mi amiga María al respecto de que escriba aquí.

No recuerdo haber prometido tener gracia, ni recuerdo estar hablando de mi vida y milagros, ¿me puedes decir dónde lo hice? A veces olvido cosas, y por suerte, estas que escribo no se van tan fácilmente como lo hablado.

Nadie te obliga a leerme, y si alguien lo hace, por favor, dímelo para que pueda explicarle por qué obligar a alguien a leer lo que no quiere leer no es correcto.

Si necesitas ayuda a ese respecto, dímelo para que haga lo que esté en mi mano.

Ahora, si eres tan amable, responde a lo que tengas que comentar de mi texto, o permite a los demás que lo hagan. Sé educado como tú quieres que lo sean contigo.

María Suripanta dijo...

Al comentarista anónimo del día 26 a las 22:30:

Claro que sí, encanto, eso es lo que tú quisieras, que sólo yo escribiera por aquí. Mis modales rudos se lo ponen muy fácil a cierta clase de sujetos, por eso a algunos conviene que sólo yo intervenga. De esa manera sería sencillo decir que este blog es sólo un cúmulo de insultos y que no merece ser leído con atención.

Afortunadamente cuento con Marta, pero me temo que no has leído atentamente lo que dice, o es que lo tuyo es sólo la carnaza y no tienes interés en usar la cabeza. Me ha sorprendido esta frase tuya: "tienes la gracia en el agujero del culo porque no se te ve por ningun lado". ¿Has pensado que Todo es Mentira es un blog humorístico? Si lo creíste en algún momento, te equivocabas.

Rubén dijo...

Primer anónimo: Dejate de soplapolladas, ¿que terrorismo ni que mierdas? Anda, va, os jode que os digan que sois unos charlatanes y unos estafadores. Pues jodeos

Capado dijo...

Pues a mi me gusta.

Steam Monkey dijo...

Aqui hay muchas locuras raras.

Buenos días.