No esperes piedad

domingo, 10 de febrero de 2008

Pedro Calleja, ese entrañable sátiro


Hola, gañanes.

Hay algo peor que un gilipollas analfabeto, y es el gilipollas cultivado. Hoy hablaremos del blog de Pedro Calleja, que es un señor con muchos títulos y ocupaciones: Licenciado en Filología Francesa, escritor, periodista cinematográfico y de algo llamado "tendencias" (vete a saber, pero esto me suena a otro de esos tontolhabas que pretende decirnos lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que pensar y cómo debemos limpiarnos el culete tras hacer popó), guionista, director de cine... Bah, joder, es muy largo su currículum. Aquí lo tienen completo, lo leen ustedes si les apetece, hagan algo, hostias. Este tiparraco es de esos personajes que dedican más tiempo a redactar su currículum vítae que a trabajar, creo yo, si es que se puede llamar trabajar a hacer de pinchadiscos, que parece ser otra de sus funciones en la vida.

Se escapa de la labor educativa de Todo es Mentira juzgar a este individuo por sus múltiples facetas profesionales, por lo que nos centraremos en su blog, llamado (agárrense) Chicas en Bikini Buscando a Norman Bates, ahí es nada. Podría parecer un título ingenioso, y lo sería si no fuera porque este tío es un verdadero cerdo. Entremos en faena:

Pedrito escribe en su blog cosas como: "Ayer se publicó en tal diario mi artículo sobre tal cosa", o "la semana pasada salió a la luz mi último gran reportaje sobre tal película". Y ya está, eso para el amigo Calleja es una anotación en su blog, así, a palo seco, sin rubor ninguno. La jugada maestra sería ver tales artículos y encontrarnos que dicen: "Este artículo ha sido mencionado en mi magnífico blog Chicas en Bikini Buscando a Norman Bates". Daría bastante risa, y algo de asco también.

Pero lo más asqueroso de este tío no es el autobombo que se da, pues a fin de cuentas si por algo se caracteriza la blogosfera, además de por su falta de contenidos interesantes, es por el autobombo que los blogoególatras se administran. Pero no, lo de este ser humano va más allá del aplauso a sí mismo, y con la intención de atraer visitas ilustra chabacanamente sus insustanciales entradas con fotografías de damitas en cueros. Juzguen ustedes mismos qué relación puede haber entre el texto de las siguientes entradas y la fotografía que las acompaña: Ejemplo uno y ejemplo dos.

En Todo es Mentira no tenemos nada en contra de los desnudos, ni de los artísticos ni de los simplemente guarrones. Tampoco nos escandaliza la pornografía, y personalmente me honro de ser una de las pocas mujeres que reconoce abiertamente gozar con el cine porno, pero una cosa es hacer un blog con esa finalidad y otra muy distinta dártelas de poeta (cutre, simplón y sin la menor calidad literaria) para justificar la exhibición de un coño, que es lo que hace el señor Calleja en casos como los siguientes: Caso uno, caso dos y caso tres.

Pedro, tú eres un marrano, hombre. Ya me dirás qué interés puede tener tu blog, habiendo toda la pornografía que hay en la Red. Si al menos te desnudaras tú...

Ahí queda eso.

15 comentarios:

p dijo...

cuanta molestia para nada... no vale la pena meterse con mi blog... lo abrí como un escaparate informativo de lo que voy haciendo por ahí... luego se convirtió en algo más personal... me gusta mezclar fotos de chicas preciosas con textos eróticos y pornográficos... mi curriculum es variado, pero no es nada del otro jueves... lo bueno es que no está hinchado... qué se le va a hacer si escribo, pincho, organizo festivalitos de cine y dirijo pelis porno y programas de televisión... en el fondo, todas estas cosas están relacionadas entre sí... siento que a usted no le gusten mis textos (a mí los suyos, en cambio, sí que me gustan)... siga con su labor de denuncia y pataleo, pero no se enfade conmigo, que a lo mejor jugamos en el mismo equipo...

María Suripanta dijo...

Está bien, Pedro. Su humilde respuesta lo honra. Otros no tienen huevos de replicar.

Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo en que el cine, la televisión, las discotecas y la pornografía están relacionados. A su vez todo esto se relaciona con la prostitución, pero por supuesto no espero que usted lo reconozca.

Puede dejarse los buenos modos, señor Calleja, que en este blog sobran, y además jamás seremos amiguitos.

Anónimo dijo...

TE FOLLARIA....Y QUE PEDRO MIRARA COMO LO HAGO

Anónimo dijo...

En el caso uno no se exhibe ningún coño, embustera.

Mr. Jau dijo...

Vaya, pobre Pedro, le ha tocado recibir. Así que la conclusión final es que el cine, la televisión, las discotecas y la pornografía están relacionados... con la prostitución. Pues iba a decir que era un comentario un poco reaccionario, pero supongo que si lo pensamos bien, tienes razón, y seguramente, si nos ponemos a darle vueltas, también estará relacionado con el tema todo lo demás en la vida: la sociedad de consumo, la política y los políticos (como estamos viendo últimamente en EEUU, y sin irnos tan lejos, por aquí, en Palma), los hermanos Lumiere por inventar el cine, el primer cromañón que se apareó con otro por interés, Dios por darnos sexo y no dejarnos planos como a los ángeles...
En fin... aún suponiendo que Pedro fuese tan fantasma como tu dices, y no pegase golpe, y le gusten las fotos de tías buenas... pues no entiendo donde está la parte mala de eso... ya me gustaría a mi vivir sin pegar golpe y que me paguen por publicar mis supuestamente anodinas opiniones...
Creo que hay que ser muy hábil para engañar a todo el mundo todo el tiempo, así que si ese fuese el caso, lo mínimo que Pedro merecería sería una ovación en pié. A fin de cuentas, el simple hecho de que te molestes en criticarle significa que el hombre va por el buen camino.
A ver si algún día llego al nivel necesario para que te metas conmigo. Juas juas...

Mr. Jaumes.

María Suripanta dijo...

Hola, Mr. Jau:

Nada, nada, enróllate cuanto quieras, pero hay un temita que te has callado astutamente: lo mal que se le da a Pedrito hacerse el poeta. Eso y no otra cosa es lo que me llevó a atacarlo. Lo demás son sólo adornos.

Y lo siento, caballerete, pero ando demasiado ocupada últimamente como para prestar atención a tu blog.

Mr. Jau dijo...

Por supuesto que a Pedro se le da mal hacerse el poeta. Y a la inmensa mayoría de la población mundial. Por suerte o por desgracia, somos pocos, muy pocos los elegidos para la gloria poética, aunque yo no veo que en su currículum figure la palabra "poeta", y cuando le conocí un día por casualidad en un festival de cine en Manresa, y le entrevisté en el lavabo de caballeros para colgarlo después en mi blog y el de unos amigos que hacen festivalillos de cine y cositas de esas, no me dijo: "Hola, soy Pedro, el poeta", todo lo contrario, parecía una persona bastante tímida y campechana, de lo único que me pareció medianamente orgulloso es de haber dirigido una peli porno, pero bueno, quién no lo estaría, supongo. ¡Si, señores, a Pedro le gustan las tetas, señalémosle con el dedo! ¡Quemémosle en la plaza del pueblo! ¡Escribamos artículos maléficos en nuestros blogs y hundamos su carrera profesional! ¡Que no nos importe que sus futuros hijos algún día pasen hambre por nuestra culpa! ¡Es una cruzada que alguien tiene que emprender, si señor! ¡Bravo, María Suripanta, bravo! Espero que puedas dormir tranquila esta noche, pensando en todo el dolor que esparces a cada tecla que presionas para escribir tus regurgitantes textos llenos de dolor y rabia contenida, fruto seguramente de la frustración personal por un pasado traumático con algún poeta cabroncete que abandonó tu alcoba para nunca volver.

María Suripanta dijo...

Sospechaba que eras tonto, Mr. Jau, pero te he leído esto...

"¡Escribamos artículos maléficos en nuestros blogs y hundamos su carrera profesional! ¡Que no nos importe que sus futuros hijos algún día pasen hambre por nuestra culpa!"

...Y ya no lo sospecho; ahora lo sé con certeza. Por favor, Jau, no desbarres, hombre, que pareces Jiménez Losantos con ardor de estómago.

Estaré encantada de discutir contigo cuando dejes de decir estupideces. Bueno, y cuando tenga tiempo, que ahora no es el caso.

Mr. Jau dijo...

¡¡¡Ja, ja, ja!!! :P Lo que ahora sé yo con certeza es que tu sentido del humor brilla por su ausencia... solo me estaba divirtiendo un poquito, creo que era evidente... en fin, nada... me desvanezco para siempre. Nos vemos algún día en el futuro de algún mundo paralelo paralelos. :) Besitos.

Toby Dammit dijo...

María es una inocente. A lo mejor es Antonio (y en ése caso me estaría equivocando), pero a mí el estereotipo este de mujercita cabrona intimidatoria y mala hostia, me ha llamado siempre mucho la atención. Si fuera mala, Mr. Jau, si fuera una submental troglodita que suple su necedad a base de odio barato y sarcasmo imbécil, ni usted ni yo nos molestaríamos en argumentar nada de nada con ella, ya sean coñas o ataques. Ahora bien, y digámoslo, al parecer, viene mal follada por aquí. Se le notan esos humos perniciosos que quieren y no pueden contra las gentes que no la dañan o irritan. En ése aspecto, es maleducada de mentira (en los comments). De ahí lo de inocente. O sea, que no le va a chupar la polla a nadie ni dejar que la hagan cambiar de parecer y por eso, esos golpes bajos, unas veces moderados, otras no tanto y el resto, pelín pretenciosos, sutilmente pretenciosos (en los comments). Eso dice mucho a su favor, sin embargo, por el rollo ese de la integridad (aunque a veces esto se intercambia con la cabezonería). Conociendo el estilo de la tal María (o Antonio) y la naturaleza de este blog, éste es una rara avis en la legañosa blogosfera del escarnio en exclusiva. Independientemente de su sexo, tiene un par de cojones.

Le presento mis respetos, mi asiduidad a sus artículos (excepto el de Pedro, todos cojonudos) y, leído lo leído hasta ahora, me quito los pantalones... digo, el sombrero.

María Suripanta dijo...

Toby, no te molestes en dirigirte a Mr. Jau. Recuerda que se despidió para siempre.

Tengo que discrepar contigo cuando dices:"...ni dejar que la hagan cambiar de parecer..." Lamento que se te caiga un mito, pero si lees mis comentarios en la entrada de la friqui Yolanda verás que sí puedo cambiar de parecer.

Ahora, amiguito Toby, voy a decirte que me tienes muy hartita con eso de llamarme Antonio. Si todo esto es una maniobra para que os muestre las tetas, vais listos, so cansinos. Os parecéis a la plasta de mi madre, que siempre me está diciendo:

"Vistes y te mueves como una señorita pero, hija mía, te expresas como un camionero".

(No me preguntéis qué tiene mi madre contra los camioneros, porque no lo sé).

Toby Dammit dijo...

Lamentas mal, chica. No soy tu puto psiquiatra ni ganas tengo, pero una de las cosas que tienes y que hace que vuelva por aquí, es la diversidad de opinión, el diferenciar distintos tipos de ensañamiento, saber cuándo estás tratando con alguien muy gilipollas o con alguien sólo llamativo, en lo que sea. No creo que con la Yola esa te ensañaras de verdad. No creo haber detectado ni un ápice de malicia en esa opinión tuya, ni siquiera en la que trataba sobre Pedro. Así que sí, puede que me excediera cuando defendí a Pedro en su blog y puede que sí resultara un poco zafio en los insultos, pero eso no cambia que blogs como estos choquen contra paradojas continuamente, como criticar los superfluos que pueden ser muchos blogs, cuando el único propósito que tienen los que critican a otros, no pasa del subrayado y del "qué hacer ahora". Pero tú eres lista y tienes tacto, y sabes arreglártelas para que tu refinada ironía trascienda la insignificancia de una faena así.

María Suripanta dijo...

Toby, cielo mío, tu redacción es bastante confusa en este fragmento:

[Así que sí, puede que me excediera cuando defendí a Pedro en su blog y puede que sí resultara un poco zafio en los insultos, pero eso no cambia que blogs como estos choquen contra paradojas continuamente, como criticar los superfluos que pueden ser muchos blogs, cuando el único propósito que tienen los que critican a otros, no pasa del subrayado y del "qué hacer ahora".]

¿Es un mensaje encriptado para que no me entere de qué coño hablas? ¿Fumas porrillos cuando comentas en este blog? ¿Quieres que me devane los sesos pensando en ti? Además de estar enamorándote de mí, ¿te pasa algo malo en la cabeza, Toby?

Chico, no quiero que sufras por mi culpa, así que ya te dejo claro que tengo noviete, y lo adoro. No insistas, será mejor para ti.

Toby Dammit dijo...

Inocente (como siempre), no es un mensaje encriptado, de hecho, es uno muy normalito. Otra cosa es que leas con el culito y no entiendas nada de nada. Podría estar de guasa o no, y tú siempre con las ganas de averiguarlo.

No, niña, me gusta darle al palique, lo otro son imaginaciones tuyas, que cualquier subnormal con la cabeza metida en el culo predeciría (tu respuesta era muy de esperar, ricura).

Nombras a tu novio por los halagos de nada (los entuertos finos se ve que no los pillas). Si fuera una dona también temerías serle infiel? Siempre que alguien tiene polla y opina, sólo en parte, bien sobre ti, piensas en sexo, que te quieren atravesar, meterse dentro de ti (pervertida)? O sólo te molo yo?

No te pongas nerviosilla... inocente.

A todo esto y quitando que te hayas llevado al engaño (siento desilusionarte, nena), tengo una prosa apasionada y romántica y agradezco que me lo reconozcan, aunque sea malinterpretadamente.

Mr. Jau dijo...

Je je je, efectivamente, me despedí para siempre, pero no podía evitar volver tarde o temprano a ver si había un bonito mensaje de despedida, y bueno, ha estado bien pasar otra vez, y leer las interesantes aportaciones del señor Toby, que vistos sus blogs, da un poco de miedo, pero bueno, también debo dárselo yo a más de uno, de un modo distinto.
En fin, no soy un tipo muy radical en mis opiniones, así que mi "para siempre" era un "para siempre" de rebajas, porqué me guardé el link de la web en favoritos y seguramente me dejaré caer de vez en cuando para ver a quien ponéis a parir. Parir es una cosa tan bonita desde cierta óptica pero a la vez tan desagradable, dolorosa, pringosa, sangrienta y apestosa... es curiosa la frase "poner a parir" para referirse a hablar mal de alguien. ¿Qué tendrá que ver hablar con parir? en fin, estoy desvariando. Un besito en el esófago, y hasta otra.

Mr. Jau.