Todo es mentira

No esperes piedad

lunes, 30 de marzo de 2009

Libera la luz que hay en ti... ¡pensando un poco!


Actualización: El prota de esta entrada, más confundido que Íker Jiménez en una clase de Ética Periodística, me escribe esto:

"Hola suripandita digo miriam.

Espero que tus dias sean bonitos y ya no te claves en cosas negativas. Ese odio que sientes tarde o temprano te cobrarà la cuenta. Sè feliz y busca algo que te guste hacer
Besitos"

Ni me molesto en responderle.

Ya escupimos en su momento contra la estafa llamada CFQ, otra de esas fantásticas invenciones que algunos bobos consideran "terapias alternativas". Pues bien, hoy toca más de lo mismo, porque me he encontrado un inefable blog que bajo el coelhiano título de "Libera la luz que hay en tí" (sic) nos pretende convencer de las inexistentes bondades de esa engañifa, así como llenarnos la cabeza con toda clase de embustes, tonterías, palabras huecas y desvaríos.

El charlatán del que hoy haré mofa y escarnio con mi habitual inmisericordia dice llamarse Juan Carlos Armenta y parece "ganarse" la vida vendiendo humo, contando milongas, difundiendo estupideces y cagándose en la medicina. Un señor perfectamente abofeteable, vamos.

No me extenderé en repasar el fraudulento negocio del CFQ porque desde que soy madre ando más atareada de lo que quisiera; no obstante mencionaré algunas de las sandeces -todas sería imposible- del tontarra protagonista de esta entrada, para que vean ustedes hasta qué punto una persona puede seguir viva a pesar de carecer de cerebro. Vamos a ello, que es cosa de mucha risa (o bueno, no tanta):


"Por què los hombres se duermen despuès del sexo?" (sic). Atentos a la explicación del charlatán:

"La manera de que los hombres perdemos energìa y esencia es traves de la eyaculaciòn. Si tienes la aficiòn al sexo prònto tendras problemas con ir seguido al baño, problemas de erecciòn y sin duda al terminar te dormiras mientras tu pareja se mantiene bien". (Juan Carlitos Armenta, sexólogo con severos problemas ortográficos).

Toma castañas. Aparte de la majadería de perder "energía y esencia" a través (que no "traves") de la eyaculación, ¿no notan ustedes cierto tufo machista en tan pintoresca afirmación? Diríase que para este cantamañanas la afición al sexo es exclusiva de los varones (será que yo soy rarita, porque bien que me gusta follar). Además habla de la afición al sexo como si fuera algo reprobable, lo que me lleva a pensar que el tontaina este es un reprimido o quizá un pobre impotente. ¡Si yo no jodo aquí no jode ni dios!, parece decir el desgraciado. Pero veamos cómo perdemos "energía y esencia" las mujeres, según este sabio imcomprendido:

"Las mujeres pierden energía y esencia atraves de los embarazos. Has escuchado que a las mujeres en el embarazo se les cae el pelo, se debilitan los dientes (comunmente pierden piezas dentales) salen canas?"

A mí no me ha pasado nada de eso, Juan Carlitos, y seguramente se debe a que me puse en manos de médicos de verdad, no de estafadores como tú. En cualquier caso es cierto que procrear, en la mujer, supone un notable esfuerzo para el organismo, ¿y qué? Tu CFQ no aporta ninguna solución a eso. Finalmente el charlatán acaba esa magistral lección de reproducción humana diciendo, sin que nada tenga que ver con el tema, algo tan inesperado y fuera de lugar como esto:

"PD He querido regalar una carta numerològica a mis lectores ( y es una porque me lleva bastante tiempo realizarlas) pero no he encontratado la mecanica para regalarla".

Gracias, caballero, desde que era niña quise tener una carta numerológica de esas, sobre todo cuando se me acababa el papel higiénico. Ay, caramba, tiene usted el encefalograma más plano que yo las tetas a los siete años. Echemos ahora un vistazo a otro texto lleno de sabiduría:

"Curso y terapia". Aquí el bueno de Juan Carlitos promociona un curso que va a impartir al precio de 300 pesos mexicanos (15,7 €), dirigido a padres para "que aprendan a tratar el reflujo, vòmito, miedo (llanto nocturno por susto) y diarrea". Y todo sin ser médico y no tener ni puta idea de lo que dice. Una ganga. "Llanto nocturno por susto"... Susto el que me llevo yo al pensar en esos niños indefensos cuyos padres carentes de sentido crítico se dejarán embaucar por el charlatán de Armenta. Eso sí que me provoca a mí llanto nocturno, matinal y vespertino.

"Ultimamente he visto una cantidad enorme de niños enfermos, que son tratados con medicamentos que tienen efectos secundarios. Muchas de las enfermedades que padecen los bebès son tratables con Tui na infantil".


Ya estamos con los famosos efectos secundarios de los medicamentos. Claro, claro, las estafas alternativas no tienen efectos secundarios, ni primarios, ni terciarios. De hecho no tienen efectos de ninguna clase, salvo el nada desdeñable efecto de aligerarnos el bolsillo, y no todas, porque a veces sí que nos podemos encontrar con efectos indeseables tales como palmarla por insuficiencia renal (en el caso de la orinoterapia) o de quedar de por vida en silla de ruedas (caso de la quiropraxia), por poner un par ejemplos. Así que mucho cuidado con las "terapias alternativas". ¿Y qué es eso del "Tui na" que menciona Juan Carlitos? Pues aquí lo tienen: Tui Na, o Tuina. Más mierda tradicional china, buena para nada, sin efectos demostrados y bien repleta de chorradas como flujos energéticos y meridianos imaginarios. O sea, que dejemos de llevar a los niños al médico, démosles unos masajitos y permitamos que se mueran tranquilamente. Te escupo en la cara, Juan Carlos Armenta, te escupo cien veces. No sé si eres un irresponsable, un retrasado mental o un hijo de mala madre, pero yo, que no soy dada a conceder el beneficio de la duda, te escupo por si acaso.

Y ya me he cabreado, coño. No sigo, que me enciendo y se me pudre la risa. Prefiero mirar a mi hijo, durmiendo plácidamente en su cunita, y desearle un mundo libre de charlatanes y de mercaderes de la ignorancia.

Ahí queda eso.

sábado, 28 de marzo de 2009

Resurrección


Hola, desgraciados. Supongo que nadie me echó de menos, y supongo también que hubo más de uno y más de dos que han agradecido mi prolongada ausencia. Pero he vuelto, imbéciles, y es momento de joderse y de clamar al diablo. "¡Oh, María Suripanta vive y vuelve con más mala leche que nunca! ¡Oh, esa pérfida se interpondrá de nuevo entre mis crédulas víctimas y yo! ¡Oh, no me dejan estafar en paz!"

Je je je... Sí, he vuelto, con las pilas cargadas y llenita de desprecio hacia todos vosotros. Desde que supe que estaba embarazada me olvidé de este blog y lo dejé en manos de Tato y Marta (Pol no da señales de vida), pero parece que ellos tienen mejores cosas que hacer, los muy traidores. Sin embargo he estado hablando recientemente en persona con un conocido, y él me ha hecho comprender que debo volver a escupir en vuestra cara aunque sirva de poco.

Ahora soy madre. Ahora existe un humano indefenso con graciosa pelambrera negra acabada en cresta que depende de mí. Ahora tengo más motivos que nunca para luchar contra vuestros engaños. Ahora tengo que esforzarme el doble por combatir la mierda que nos salpica a todos. Y lo voy a hacer con gustirrinín, so canallas.

Ahí queda eso.

martes, 3 de junio de 2008

En cada generación, una puta y un ladrón

[Sobre Barack Obama, al parecer, considerado un hombre sexy en EE.UU.] Inteligente, carismático, lo que quieran, pero feo con ganas, lo que me lleva a esto del método alternativo de belleza. Consiste en ascender laboralmente, en subir peldaños de poder. Cada peldaño logrado equivale a un lifting; cada nueva conquista laboral, a un tratamiento de botox. Y lo mejor, sin tener que pasar por el quirófano y sin gastar un euro. Porque los que cambian son los demás, no tú. [...] Yo misma llegué a decir que un hombre tan feo como Nicolas Sarkozy es atractivo. Bien es verdad que el espejismo se me pasó cuando me fijé en sus tacones, algo que ni la mismísima presidencia de Francia puede soportar con dignidad. Pero lo mío con Sarkozy, aunque fuera temporal, y lo de las americanas con Obama, demuestra que el poder, el éxito profesional, a cualquier nivel, nos transforma a los ojos de los demás. Nos hace interesantes y hasta guapos.

Método alternativo de belleza, por Edurne Uriarte en “Mujer Hoy”, Nº 471 de 2008

Eh, eh, eh. Para el carro, nena, Edurnita. Lo que tú pienses no es universal. No todo el mundo es un putón al que le hace el chocho palmas a la visión de una billetera, ni se corre de gusto mirando a hijos de puta prepotentes pretendiendo que son personas carismáticas.

Hay muchos a los que la gente poderosa les de asco. A mí, hay pocos poderosos que no me parezcan personas codiciosas y egocéntricas (bueno, quizás Gandhi se salva). Incluso conozco a una chica, proletaria ella, que no se cansó nunca de mandar a la mierda a un futbolista encaprichado con follársela. Y el tío era millonario, famoso y popular, el rey del pueblo. Hasta un piso le regalaba, con los tiempos que corren. Pero nada, una chica pobre pero honrá, ya ves. No como cierta fulanilla de altos vuelos.

Tú sí me pones cachondo, Edurnita. Y, mira qué cosas, no es por tu puesto de catedrática de Ciencia Política en la Universidad del País Vasco. Es más bien que,
como tránsfuga política, me inspiras lo que me suelen inspirar los zorrones de derechas.

Oooh... Yeah, bitch.

lunes, 2 de junio de 2008

Preparamos un experimento

Para que no se me pueda decir que preparé el experimento "ad hoc" una vez tuve las conclusiones que buscaba, voy a proceder como creo que se ejecutan los pasos correctamente:

  • Observo un fenómeno.
  • Tras observarlo, acabo ideando una posible explicación: una hipótesis. Es el momento de ponerla a prueba.
  • ¿Cómo se pone a prueba una hipótesis? Diseñando un experimento que permita refutarla si es falsa.


Me costó comprender por qué hay que diseñar un experimento que permita refutarla en lugar de uno que directamente la confirme. Si el experimento dice "tu hipótesis no vale", ya no hay que seguir: la hipótesis tiene que desecharse. Esto, al principio, me resultaba harto extraño, pero siempre me decía "recuerda, tú no sabes nada de lógica, algún motivo habrá".

Cuando terminé de comprenderlo, fui capaz de pensar en ejemplos sencillos que ilustraran por qué si la hipótesis resulta ser falsa, ya no hay que seguir. Quiero explicarlo para que, cuando llegue el momento, no se me pueda decir "es que...". Por ejemplo, ovejas negras. Decimos que "todas las ovejas argentinas son negras", pero llega una oveja y resulta ser blanca. ¡Mala oveja, pues, estropeó la hipótesis! Ya no tiene sentido seguir diciendo (¿hipotetizando?) que todas las ovejas son negras, pues llegó una blanca y nos fastidió.

La verdad sobre un asunto es algo muy escurridizo. Sé que hay algo de matemáticas ahí que no alcanzo a comprender, pero sí entendí que cuantas más veces repitas tu experimento y éste parezca confirmarse, más "probable" es que tu hipótesis, la que explica ese fenómeno que observaste, esté en el camino de ser cierta. Pero, ah, este método, una simplificación muy "a la Marta" de lo que es el método científico, nos dice que jamás podremos obtener verdades completas en lo que respecta al mundo físico. Nos acercamos, y con cada confirmación vía experimento de nuestra hipótesis, más cerca estamos de que sea "cierta", pero sin confiarnos, pues en cualquier momento podría idearse un experimento que nos dijera "no Marta, lo siento, pero fallaste, esto no es así".

El chiquilicuatre se agarra a esta incertidumbre teórica para establecer que con la ciencia "nunca se sabe" y, por tanto, fíate de él y dale los billetes.

Estoy pensando en la astrología. Cuando jovencita, yo creí en ella. Los cuentos de princesas, idiotas que nos hacen a las mujeres. Todos sabemos, así un poco de lejos, qué es eso de la astrología: los astros deciden nuestro destino y conforman nuestra personalidad en el momento justo de nacer.

Mi hipótesis de trabajo no va a tratar sobre la astrología, sino sobre los astrólogos. La hipótesis consiste en lo siguiente: "cuando refutas con datos cualquier aspecto de la astrología, alguien que se dedique a ella te descalificará, insultará y calumniará, pero NO centrará el debate en tus objeciones a ese aspecto de la astrología". Disculpas si no sé formalizarlo mejor, recuerden que aprendí cosas ya mayor.

Dicho en español, la hipótesis dice que si discutes con un astrólogo sobre alguna cuestión concreta de la astrología, mareará la perdiz y acabará entrando en el ataque personal, pero no discutirá sobre astrología en sí.

Si aparece algún astrólogo que sea educado y te rebata con argumentos, la hipótesis resultaría ser falsa y habría que rechazarla. Si aparece algún astrólogo maleducado que te insulte y que no se centre en el debate no significa que la hipótesis sea cierta. Significa que está un paso más cerca de ser cierta. Si aparecen muchos astrólogos maleducados que te insulten y que no se centren en el debate, la hipótesis tiene visos cada vez mayores de ser cierta, pero no perdamos de vista que cuando aparezca un astrólogo que sea capaz de certificar con argumentos alguna proposición de la astrología, la hipótesis pasará a ser falsa, por mucho que haya habido miles de astrólogos que hayan cumplido perfectamente con el comportamiento predicho.

Experimento:

  • Escogemos una proposición sobre la astrología
  • La rebatimos
  • Planteamos la cuestión a un astrólogo y esperamos su respuesta al respecto
  • En el debate, Marta promete ser siempre correcta y educada cuando plantee sus objeciones, y no se desviará del tema de la objeción concreta, evitando entrar en ataques personales. ¿Conseguirán lo mismo sus astrólogos interlocutores?


En el próximo texto se planteará la proposición a rebatir y se buscarán respuestas. Esta entrada permanece como testigo de que la hipótesis se planteó primero. Si alguno se digna en debatir y demuestra lo que dice, me retractaré. Si no, iré tanteando a otro tipo de chiquilicuatres con un esquema similar.

Avanzo que la astrología presenta el problema del "verdadero escocés". Hay tantas astrologías como astrólogos. Ellos nos lo probarán.

sábado, 12 de abril de 2008

Pase un buen rato... entre engañabobos

Saludines, escoria. He estado algo atareada últimamente cometiendo maldades por el mundo, y casi me olvido de todos vosotros y de lo subnormales que sois. Pero he vuelto. Que el Monstruo Volador de Espagueti os proteja.

Me resulta fascinante, y además muy peligrosa, la capacidad que algunos tontiguais tienen para mezclar churras con merinas y confundir el culo con las témporas. Entra una a ciertos blogs, quizá con la intención de pasar Un Buen Rato Entre Amigos (así se llama el blog que hoy despellejaré), y se puede encontrar tanto entretenidas historias sobre curiosidades científicas como las más aberrantes supercherías, todo bien mezcladito para aumentar así la confusión del lector bienintencionado. Afortunadamente para mí (desgraciadamente para el resto de la humanidad) tengo bien poco de bienintencionada, por eso voy a señalarle algunas de sus mamarrachadas al señor Rafael Eslava, que así se llama nuestra estrella invitada de hoy.

Empecemos por una entrada en la que este blogotonto nos presenta desde la más pueril falta de sentido crítico un documental titulado "Los secretos ocultos del agua". Aquí, partiendo de las ciertamente peculiares propiedades físicas del agua y con una exposición científica al principio, se nos pretende convencer más adelante de chorradas como el "agua revitalizada", "agua magnetizada", y por supuesto no podía faltar la tremenda engañifa de la "memoria del agua", esa gran majadería que se le ocurrió al inefable ganador de dos premios Ig Nobel, un tal Benveniste, para sacar a la homeopatía del atolladero donde Avogadro la había metido con su famoso número. (No deberían perderse, especialmente los crédulos defensores de la homeopatía, este excelente artículo en Un Barco Más Grande).

El gaznápiro de Rafi Eslava nos sorprende también con esta otra idiotez, aunque relacionada estrechamente con la anterior, donde ahora da pábulo a la tontería de un tal Masaru Emoto (por el nombre parece de Chiclana de la Frontera, pero es japonés), según la cual el agua (de nuevo la pobre y necesaria agua sufriendo insultos; memoria no tendrá, pero paciencia no le falta a la criatura) reacciona a nuestros estados anímicos, toma ya. Más o menos viene a decir Emoto que si insultamos a un vaso lleno de agua, ésta se pone triste (pueden reírse), y el amigo Rafael Eslava se lo cree (pueden seguir riéndose).

Hasta aquí podríamos pensar, siendo generosos, que el pobre señor Eslava es sólo un patán descerebrado que sigue creyendo en el ratoncito Pérez, en los Reyes Magos y en la palabra de los políticos. Infeliz de él. Alma de cántaro. Angelico mío.

Pero no.

Resulta que este tipo no es un simple gañán que se deja manipular por cualquier timador, sino que además él mismo ocupa el papel de timador, como demuestra lo que él mismo nos cuenta:

La cosa empieza el 30 de Septiembre del 2007, cuando un tal maestro Sifu Yap Soon-Yeong (otro de Chiclana) nombra a nuestro amigo Rafaelito instructor oficial de... (esperen, que me estoy tronchando de risa)... algo llamado Chikung CFQ. Toma ya. Ni más ni menos que instructor oficial de Chikung CFQ. Y me pensaba yo, ingenua de mí, que Fali Eslava era un mindundi...

Más adelante nos dice el engañab... perdón, el Instructor Oficial (así, con mayúsculas reverenciales, que me está imponiendo respeto el mindun..., perdón, el I.O.), que ya empieza a impartir clases de eso llamado nosequé CFQ en Sevilla.

¿Qué tal si intentamos averiguar de qué va esto del CFQ? ¿Les parece bien? ¿No? Pues jódanse, porque es lo que ahora viene:

En el perfil de Rafael Eslava, Instructor Oficial de Chikung CFQ (jajaja, qué risa me da cada vez que lo escribo), vemos que colabora en otras webs relacionadas con la esotérica cosa esa llamada CFQ. Quedémonos con la que me parece más representativa, una que se llama CFQ España. En ella se nos dice (y cito textualmente):

"Algunos de los problemas que mejoran o curan totalmente con la práctica de CFQ son:
contracturas de cuello y hombros, dolores crónicos de espalda, rodillas y tobillos; ciátia; fatiga e insomnio; gripe; infecciones urinarias; problemas de útero y ovarios; problemas de próstata y relacionados con la edad; depresión; ansiedad; ataques de ira y migrañas; hipertensión; presión sanguínea baja; cáncer; obesidad; problemas gastrointestinales; diabetes; problemas respiratorios; problemas alérgicos; desórdenes postraumáticos; se aceleraron las recuperaciones post-quirúrgicas; etc, etc"


Vemos que muchas de esas dolencias son de las que remiten espontáneamente, lo que garantiza a estos "sanadores" (léase estafadores) un tanto por ciento muy alto de "éxitos". Pero también nos encontramos la tremebunda afirmación de que pueden mejorar o curar totalmente el cáncer. ¿Saben una cosa?, de repente se me han quitado las ganas de reírme de este hijo de puta. Ahora sólo quiero escupir sobre él.

¿Cómo dicen estos canallas desvergonzados que van a mejorar o curar totalmente el cáncer? Pues, según estos viles gusanos, el cáncer se cura o se mejora así (y vuelvo a citar textualmente):

"A través de su práctica [del Chikung CFQ (Chaoyi Fanhuan Qigong)] se consigue que la energía (CHI) fluya suavemente, lo que conlleva a liberar las tensiones y bloqueos energéticos que se encuentran atrapados o escodidos en nuestro cuerpo, mente y espíritu.
De esta forma, esta energía bloqueada ó estancada se moviliza y se libera de nuestro cuespo físico hacia el Cosmos.
El CFQ relaja las tensiones del cuerpo, detiene la ansiedad de la mente y sosiega el corazón. Se inicia un proceso de sanación que elimina las causas fundamentales de las enfermedades mentales, emocionales y físicas, proporcionando una cura verdadera para todas las enfermedades potenciales".


Resumiendo: El cáncer, y cualquier otra enfermedad o trastorno, se cura con buen rollito. La madre que los parió, no se les cae la cara de vergüenza. MMDD*.

Como parece que el padre de estos curanderos del CFQ es el tal Yap Soon-Yeong, les dejo una fotito, para que puedan lanzarle huevos podridos cuando se lo encuentren por la calle (otra cosa no hagan, que aunque él se lo merece yo aborrezco la violencia):

"Maestro" Yap Soon-Yeong

Ahí queda eso.

* Misma mierda, diferente día. (Leído alguna vez al otro maestro Stephen King).

lunes, 7 de abril de 2008

sábado, 29 de marzo de 2008

Ya está el copión que todo lo pega


Hace un tiempo me contó una compañera de trabajo que se lo pasaba muy bien leyendo un blog en el que, según decía esta muchacha, se aprendían muchas cosas. Como conozco a esta compañera y sé que no destaca precisamente por su sentido crítico pensé para mis envenenados adentros: "Habrá que ver ese blog, aunque me huele a chamusquina por el simple hecho de recomendármelo quien me lo recomienda".

He pasado una larga temporada ojeándolo regularmente, y en efecto, más que oler a chamusquina hiede a cuerno quemado. O a polisulfuro amónico (NH4Sx), cuya pestilencia es parecida a la del gas sulfhídrico (H2S) característico de los huevos podridos, pero más desagradable aún. Hasta me lagrimean los ojos al leer ese blog, como en aquel chiste. Permítanme la digresión; voy a contar el chiste:

"A una señorita solterona estaba a punto de pasársele el arroz. Nunca había encontrado pareja porque padecía de flatulencia crónica y sus pedos eran de una pestilencia insufrible. Sus amantes caían inconscientes al primer pedo de la dama, alguno incluso entró en coma. Desesperada la buena mujer, decide consultar con un médico, quien le explica que su pedorrera es de carácter incurable. Sin embargo, le da una idea el doctor:

-Conozco un paciente que sufre anosmia. Esto significa que es incapaz de oler. Podría ser su amante perfecto.

A la pedorra le encanta la idea y al día siguiente el médico los presenta. Se gustan, se caen bien, y como la flatulenta mujer tenía prisa van y se casan a las dos semanas.

Ahí tienes a la pareja, en su noche de bodas, practicando un voraz 69. En eso que ella suelta una larga ventosidad silenciosa, pffffffffffffffffffff... y dice el tipo:

-Cariño, acabas de pegarte un buen pedo, ¿verdad?

-¡Oh, lo siento, mi amor! Pero, ¿cómo lo has sabido?-, pregunta ella roja de vergüenza.

-Porque me están llorando los ojos".

Fin del chiste y continúo con la entrada acerca de un blog pestilente que también me provoca lagrimeo. Se trata de un sitio llamado Ya Está El Listo Que Todo Lo Sabe, pero sin duda le pegaría mucho más el título que he escogido para esta entrada. Entremos en faena:

Este blog es el caso típico de web dedicada a las curiosidades, como MataRatas, Fogonazos o el blog de Maikelnai, pero sin la gracia del primero, ni la prosa del segundo, ni la atención científica del tercero. ¿Qué hace, pues, el listo que todo dice saberlo además de copipegar todo lo que se va encontrando por ahí? Nada, no hace absolutamente nada. Esta bitácora es tan prescindible como el cenicero de una moto, los cubitos de hielo en una fiesta de esquimales o el condón en la cartera de un eunuco.

Cualquiera que sepa leer puede hacer un blog como el que hoy nos ocupa, y si además es ingenioso podría superarlo de calle. No tiene ningún mérito copiar de aquí y de allá, entonces, ¿a qué se debe el aparente éxito del copiolog? Pues se debe, entre otras razones (ninguna de ellas relacionadas con la calidad), a la falta de decoro del autor, que no se corta en presentarse a cuanto estúpido concurso bloguero se le pone a tiro; todo sea por la fama. Los organizadores de los concursos ya se encargan de dar fama a los candidatos, y el lector acrítico piensa que si están ahí será por algo. Y sí, es por algo: petulancia, inmodestia y poca clase.

Oh, Tú, Listo que Todo lo Sabes, apelo a tu infinita sabiduría, a tu divina omnisciencia, para que ilumines mi tenebrosa ignorancia, para que respondas, en definitiva, a esta pregunta: ¿Qué puñetas aportas tú a la Red, tío fantasmón?

Echemos ahora un vistazo a la columna lateral del listo de pacotilla, a ver lo que nos encontramos. Pues nos encontramos que nos da la bienvenida diciendo: "Bienvenid@ a mi Blog personal. Espero que aquí te encuentres cómod@". ¿No es encantadoramente gilipollesco eso de usar la arroba para abarcar a nenes y a nosotras las nenas, siempre tan marginadas por el castellano machista? En nombre de ALFIL (Asociación Libre de Feministas Iletradas) te doy las gracias, encanto, que eres un encanto. Un encanto y además muy progre, como tú mismo dices en un botoncito. Conocí a alguien que a los progresistas de atrezzo como tú os llamaba progresaurios, que me parece un palabro la mar de explicativo y acertado para cantamañanas como tú, listillo. "RED PROGRESISTA. Somos de izquierdas", dice el botón mencionado. ¿A qué viene politizar un blog dedicado a, como dice el subtítulo, "curiosidades, noticias, bulos, leyendas urbanas y anécdotas que circulan por Internet"? ¿En qué quedamos, alma de cántaro, eres el listo que todo lo sabe, el copión que todo lo pega o el tontarra que todo lo politiza? Ayyy, me vais a matar a disgustos con tanta idiotez.

Ahí queda eso.

Actualización: ¡Y además borra los comentarios que no le gustan! Nos ha jodío, el listillo.

martes, 25 de marzo de 2008

Intimidación

Conozco a María Suripanta desde hace un tiempo. Podría decirse que hemos compartido escuela. Sé que para ella los charlatanes pseudocientíficos resultan muy antipáticos. Sus motivos son nobles, lo que hace que no todos estén dispuestos a escucharla y compartirlos. No quiero engañar a los lectores: a mí tampoco me resultan simpáticos. No puedo bajar la guardia en cada aspecto de mi vida, pues tratan de emponzoñar el juicio de quienes de una u otra forma me rodean con sus criterios carentes de toda lógica.

Si lo que dicen no tiene lógica, o está tan claro que es falso, o una bobada, entonces, ¿cómo engañan a la gente? ¿No se darían cuenta?

Por desgracia, aquí tengo que dar la razón a mis compañeros de blog. Los humanos somos estúpidos. Todos. Estamos preparados para rechazar a alguien que nos dice la verdad de forma ruda, como estamos preparados para tragarnos sin masticar las caquitas con lacitos de color rosa que aquellos que quieren tomarnos el pelo nos entregan con pulcritud y (falso) amor espiritual en su lenguaje.

En otras palabras, más inteligibles, y también más groseras (lo sé, no es propio en mí): que si nos dan una mierda con olor a colonia y un lacito, nos la quedamos porque no será tan mala cuando huele bien y, después de todo, con ese lacito nadie diría que es una mierda.

El problema está en que el perfume se acaba, y entonces la mierda resurge en todo su esplendor: marrón, blandita y con un olor desagradable. En el caso de que una se dé cuenta de la tomadura de pelo, ¿quién va a "perder" su orgullo reconociendo que le han engañado?

Si reconocemos que nos han engañado, seguro que se ríen de nosotros. No es agradable, estoy de acuerdo, pero... ¿tan malo es que durante unos días nos señalen como a una "prima" que ha picado en un timo básico? Hay que tener un poco más de autoestima, lectores. Dependiendo continuamente de lo que los demás puedan pensar de nosotros es como cavamos nuestra propia tumba en cuanto a independencia de pensamiento y libertad de acción y de equivocarse.

Equivocarse no es tan malo como lo pintan por todas partes, pese a que quienes más te señalan con el dedo también son los que más "pogüerpoints" te envían con proverbios chinos sobre equivocaciones, rectificaciones y sabios. Incoherencias del ser humano. Nadie dice que equivocarse sea divertido, pero es que tampoco nadie nos firmó que venir a este mundo iría parejo a una póliza de perfección absoluta. Somos humanos, y como tales, nos equivocamos. Si conocemos a alguien que nunca ha cometido un error, son pocas las posibilidades: lo ha cometido pero se lo ha callado, miente, o nunca ha intentado hacer algo (y por eso no puede equivocarse).

Yo sí me he equivocado en muchas cosas en mi vida. Desde asuntos personales en los que no voy a entrar (hablar de mí es aburrido y no quiero aburriros), a pensar que "bit" era una forma extravagante de decir "bip", o creer que el naturismo era ir desnuda por la playa. ¿Qué se puede esperar de alguien que hasta entrados los treinta no pudo plantearse el acceso a una formación? Pues mis numerosas simplezas. Llegué a pensar que "a alguien", "al mundo", le interesaba que yo fuera una completa iletrada: cuanto más tonta, más manejable. Al pensar eso fue cuando de verdad me sentí muy estúpida, e hice algo que también suele ir en contra de nuestro también estúpido orgullo humano: pedir ayuda para salir de mi situación.

¡Qué débil y "equivocadiza" soy! Adelante, ya podéis burlaros de mí por ser imperfecta.

No espero que los comentaristas anónimos de este blog hagan algo similar en cuanto a confesiones, visto el nivel de (cero) educación al que han llegado. Ni siquiera Malina es educada, pese a su ropaje virtual de Robin Hood de los indefensos que quieren ser indefensos. Malina es de avanzada edad y se le suponía un conocimiento en esta vida, pero ha demostrado tener menos gracia hablando que una quinceañera buscaproblemas cualquiera. Acabó huyendo ante mis cuestiones y no, nunca le he insultado, como puede comprobarse en mis textos, así que definitivamente, las formas no son el problema.

Toda esta introducción viene un poco al hilo de lo que realmente quería decir.

En este blog, en apenas dos meses de vida, se ha visto cómo se las gastan los charlatanes. Da igual la forma de expresarse. Si les llamas "miserables" de forma directa, aprovecharán tus palabras para cubrirte de insultos, intentando llegar "al sentimiento" del lector ocasional. Se me ocurren muchas frases típicas:

- Me insultas porque tienes miedo de descubrir La Verdad (esa "verdad" de mayúscula genuflexa a quienes todos debemos rendir pleitesía y la mayor de las reverencias).
- Me insultas porque estás a sueldo de alguna multinacional que busca ridiculizar a gente completamente desinteresada como yo, que únicamente quiere poner su don al Servicio de la Humanidad (de nuevo esas mayúsculas reverenciales).
- Tu lenguaje demuestra que no sabes argumentar, sólo insultar (obviando el hecho de que te pueden estar insultando al tiempo que te argumentan por qué eres un gusano malnacido que depreda a sus víctimas aprovechándote de su ignorancia).

Hay más, muchas más, pero me aburro recopilándolas. Quizá otro día.

Alguien ingenuo podría pensar que el error consiste en decirles a las claras "miserables". Alguien ingenuo pensaría que si te limitas a describir por qué lo que "venden" no tiene base científica alguna, entonces no se comportarían como en el caso anterior, sino que se abrirían al diálogo, porque no encontrarían ataques.

Quien piense eso es, efectivamente, un ingenuo. No hay intención de ofensa: se es ingenuo cuando no se tiene la experiencia suficiente y el serlo no quiere decir nada malo. No nos engañemos: al charlatán no le mueve el interés sincero por el conocimiento, por aprender, por ser útil. El charlatán tiene su corazón en la billetera, y todo aquello que pueda provocar que deje de ingresar "cash", le dará tal ardor de estómago que no solo se acordará de nuestras mamás, sino que hará cuanto esté en su mano para difamarnos. La calumnia y las amenazas son su manera más socorrida de llevar esto adelante.

Aquí, en estos apenas dos meses de vida que he señalado, ya se ha visto a la perfección cómo actúan los charlatanes cuando uno le "mete el dedo en el ojo" señalando que lo que vende no funciona:

- Insultos
- Apelación al hecho de tener un honor y una familia (si tanto te estimas a tu familia, no cometas actos malvados que puedan avergonzarles)
- Falsas amenazas
- Falsas denuncias
- Envío de acólitos ciegos para molestar (con múltiples insultos) y no dejar en paz al que señaló "el timo".

En ninguno de estos pasos se aprecia algo parecido a "se argumentó en contra con éxito y se demostró la eficacia de [rellenar aquí con su pseudoterapia favorita]".

Voy a intentar demostrar esto que digo con hechos. ¿Cómo? Dadme un poco de tiempo. Este tipo de cosas requieren de su preparación.

jueves, 13 de marzo de 2008

Esos genios -y genias, por supuesto- de las letras blogueras


Hola, chusma. ¿Fuisteis a votar el domingo, inciviles, que sois unos inciviles? Bah, me da igual.

Hoy me cagaré un poco sobre esos blogochorras que van de escritores por la vida, creyéndose los muy ilusos que porque los lean dos amigos además de una prima solterona y aburrida ya son literatos.

Se habrán fijado ustedes -o no se habrán fijado porque son rematadamente tontos- que en esto del bloguerío hay mucho gualdrapa que afirma estar escribiendo una novela. Yo flipo con eso. Aquí, por lo visto, todo dios es escritor, pero lo que es leer leemos bien poco, quizá porque estamos demasiado ocupadillos escribiendo, ¿a que va a ser eso, gaznápiros? También creo que si la peña leyera algo muchos de estos aspirantes al parnaso recibirían una más que necesaria dosis de humildad y se dejarían de incordiar con sus veleidades literarias.

Veamos unos ejemplos:

Un chileno que dice: "Quiero ser escritor o por lo menos creerme bueno ya me creo un poquitititito al escribir aquí pero en serio..." Obviaremos la evidente falta de comas y centraremos la atención en el increíble detalle de que el tío cree tener cierta calidad por el hecho de escribir un blog de mierda. ¿No resulta enternecedora tanta ingenuidad y fe en sí mismo?

Un tontaina de grado A nos dice: "Como escritor novel que soy, creo conveniente amigo lector y lectora, de tener la cortesía con vosotros de que podáis leer algunos capítulos de mi reciente publicada novela: A propósito de la vida (El último caballero) Con la humilde intención de ser leído... del todo. Y por si fuera de vuestro interés y os animárais a adquirir la novela completa. El que aquí suscribe, con la humildad arraigada (...)". Amigo lector y lectora, nos dice el colega. Ya puestos a caer en la idiotez políticamente correcta del lenguaje pseudoigualitario podría haber dicho "amigo lector y amiga lectora", ¿o es que nosotras no somos sus amigas pero los hombres sí? Lo peor es que el sujeto se presenta en su perfil como escritor y columnista, aunque no he podido encontrar noticias de esa novela que dice tener publicada (pagando él la publicación, claro), y respecto a su aportación como "columnista" sólo encuentro esta cosa innominable publicada como respuesta a "La Pregunta del Día" en ABC.es:

"Enhorabuena portu bloc y la maneracrítica de expresarte. laverdad es que los políticos HAN PERDIDO SU ESENCIA Y CADA CUAL A SU REMEDIO ACUDE.

He escrito un artículo geneérico sobre LA POLÍTICA EN ESPAÑA. Sería un placer que dieras opinión sobre él.

Saludos.

Sergio Farras. Escrito literario y columnista.

www.lacoctelera.com/sergiofarras
www.sergiofarras.com"


En fin, ante esto se me quitan las ganas de seguir buscando ejemplos de blogotontos escritores y paso a mencionarles un caso que me ha llamado la atención. Se trata de un blog donde dan una vuelta de tuerca y nos quieren enseñar a ser escritores. A mí eso de los talleres literarios siempre me ha parecido una majadería y un sacacuartos cuando son de pago; cuando son gratis lo que me parecen son conciliábulos donde cuatro desgarramantas escriben mierda para aplaudirse recíprocamente, los muy gilipollas. Pero es que además en este blog un tal Waldo Art escribe así: "(...) todo lo que pueda ayudar a cualquiera que esté interesado/a en el noble arte de las letras en cualquiera de sus ramas, y partiendo de cualquier situación y/o nivel posible.

Aquí habrá material para todos y todas".

"Interesado/a", "y/o", "todos y todas". Ay, si Don Fernando levantara la cabeza...

En mi suripantesca opinión, lo primero que hace falta para escribir es tener algo que contar, y no nos engañemos, la mayoría de ustedes no pueden contar un cagarro porque sus vidas son insípidas y su imaginación nula. Luego está el asuntillo ese del talento, que no consiste en teclear cuatro chorradas y usar la herramienta de sinónimos del Word. No, cariñitos míos, no es eso el talento.

Dejen ustedes de hacer el ganso, no permitan que sus madres se avergüencen de haberlos parido. Y, sobre todo, no me toquen las narices, tontos del culo.

Ahí queda eso.

martes, 11 de marzo de 2008

Profundas dudas postelectorales

Profundas y anales. ¿Por qué a las políticas (a las follables) de derechas apetece tirárselas a lo cerdísimo?

La mujer de Zapatero o Ségolène Royal tienen su tiento, está claro; pero no es lo mismo ni de lejos. No apetece darles por el culo, correrse en su cara y cariños parecidos.

Todo un enigma...